TecnoXplora » Apps

LA APP CAE PESE A SU ÉXITO MEDIÁTICO

El hundimiento de Meerkat (o cómo los medios tecnológicos podemos aupar a una app fracasada)

A veces los medios tecnológicos acabamos teniendo más poder del que deberíamos. Y Meerkat es un ejemplo de ello.

El hundimiento de Meerkat

Agencias El hundimiento de Meerkat

Publicidad

Vivimos en una época en la que cualquier startup tecnológica puede cambiar el mundo de la noche a la mañana.

Más allá de los mitos en torno a los Silicon Valley, las compañías creadas en un garaje y demás, lo cierto es que nunca hasta ahora había sido tan 'fácil' (entiéndase a qué nos referimos) crear compañías con un coste mucho más bajo de lo habitual y que, en muy poco tiempo, puedan revolucionar el mundo entero y convertir a sus fundadores en millonarios.

De manera paralela, y ya que hay compañías que pueden convertirse en globos sonda en apenas unos meses, los medios tecnológicos también nos hemos convertido en importantes generadores de opinión: marcamos tendencias, aupamos a unas compañías, hundimos a otras... Lo malo viene cuando toda esa bomba de relojería acaba explotando en la dirección incorrecta. Y hace poco hemos visto un claro ejemplo de ello.

Meerkat y su (injusto) triunfo mediático

Hace apenas dos meses, una de las muchísimas startups que a diario nacen en todo el mundo se dio a conocer de manera especial. Se trataba de Meerkat, una aplicación de vídeo que permitía hacer streaming de contenidos audiovisuales a través de Twitter. Ya que esta red social cada vez cuenta con más contenido en vídeo, el nacimiento de Meerkat se vio como una auténtica oportunidad.

La llegada de Meerkat provocó una enorme ventolera. Sobre todo en Estados Unidos, donde los medios tecnológicos se deshacían en elogios ante una aplicación que, por lo que parecía, iba a entrar en Twitter por la puerta grande e iba a revolucionar la manera en que todos los usuarios compartimos vídeo en vivo.

La euforia se desató hasta tal punto que, aunque sólo tenía un mes de vida, Meerkat logró llevar a cabo una ronda de financiación de 14 millones de dólares, una cifra totalmente inaudita teniendo en cuenta que acababa de nacer y que, a pesar de su éxito mediático, apenas había demostrado tracción. Sin embargo, su buena pinta atrajo a los inversores, que no dudaron en rascarse el bolsillo para invertir en este nuevo unicornio de Silicon Valley.

La llegada de Periscope... y el hundimiento de Meerkat

Lo malo llegó poco tiempo después. Muy pocos días después de que se anunciase la ronda de financiación de Meerkat, Twitter lanzó Periscope, una app que también se dedica al streaming de contenidos audiovisuales y que, por supuesto, venía a competir de manera directa con Meerkat.

Y, ¿cómo fue la acogida de Periscope por parte de los usuarios? Literalmente brutal. Mientras la app lanzada por Twitter es usada cada vez por más usuarios, Meerkat se aproxima a un fracaso que cada vez parece más seguro.

Pero, ¿cuáles han sido los motivos de esta caída? O, mejor dicho, ¿cuáles fueron los motivos del alzamiento mediático de Meerkat? Por lo que parece, el entusiasmo de la prensa tecnológica... y ya. Lo cierto es que, mientras Periscope aumenta tanto su nivel de descargas como su uso, Meerkat nunca tuvo unas cifras de descargas demasiado llamativas. Los únicos que realmente alabaron su propuesta fueron los periodistas (y por ende los inversores), no los usuarios.

El pufo de Gowex y la prensa española

En España, por desgracia, contamos con ejemplos recientes que también no sacan los colores. El mejor síntoma es el de Gowex, una empresa que nació ofreciendo redes gratuitas de Wifi en las calles de medio mundo y que, entre las mentiras de su CEO, Jenaro García, y la falta de rigor de los periodistas cuando no nos dio por examinar su modelo de negocio, acabó entusiasmándonos a todos.

Sin embargo, Gowex era un pufo. Y un pufo de los buenos. Más allá de las locas aventuras que sólo parecían habitar en la cabeza de Jenaro García, lo cierto es que, con sus innatas dotes comunicativas, logró colarnos a todos que su empresa era una de las mejores compañías tecnológicas de España, cuando, en condiciones normales, ni siquiera habría alcanzado la calificación de mediocre.

El pufo de Gowex nos hizo a todos replantearnos un debate: ¿es viable un modelo de negocio así? Un debate necesario... que, por desgracia, tendría que haber llegado mucho antes. Si los periodistas (aunque no sólo los periodistas) hubiésemos hecho bien nuestro trabajo en su debido momento, quizá el hundimiento de Gowex no habría provocado un cisma en el MAB (de cuyo fracaso también tiene gran parte de culpa la CNMV, dicho sea de paso).

En cualquier caso, el debate está servido y las alarmas encendidas. Todos asistimos encantados al nacimiento de nuevas startups tecnológicas que pueden cambiar y revolucionar nuestro mundo para siempre. Sin embargo, no parece tan claro que siempre sepamos controlar nuestra euforia para analizar de manera seria todo lo que nos pasa por delante.

Habrá que estar muy pendiente para que no nos la vuelvan a colar. Entre tanto, ¿cuál es la nueva startup que va a revolucionar nuestro mundo?

Publicidad