La tienda de apps de Google es la más grande del planeta, y da servicio a la mayoría de usuarios móviles de todo el mundo. Y si hay algo que nos gusta de las apps desde que empezaron a llegar a los primeros iPhone ha sido que en su mayoría son apps gratuitas, por las que no tenemos que pagar nada. Pero lógicamente hay otras, las menos, que o bien debemos pagar, o es necesario que accedamos a una prueba para poder pagar después la versión completa. Pues por ahí van las novedades de Google Play que hemos conocido ahora, y que buscan que seamos capaces de ahorrar algunos pasos e ir al grano cuando instalamos una app en nuestro móvil.

Nuevas modalidades de instalación

Normalmente cuando utilizamos la Play Store de Google tenemos un par de opciones a la hora de hacernos con una app. O bien la compramos porque es de pago, o bien la instalamos sin coste porque es gratuita. Pero dentro de estas últimas normalmente encontramos un gran número de ellas cuentan con compras dentro de la app, o que después de un periodo de prueba nos permite comprar la versión completa. Pues bien, la nueva funcionalidad de la Play Store de Google nos permite seleccionar el clásico botón de instalar la aplicación, o bien pulsar sobre un nuevo botón que nos ofrece dos funciones en una.

El nuevo botón de Google Play Store | 9to5Google

Este nuevo botón viene a llamarse algo así como “prueba gratuita e instalación” lo que ahora es un concepto un tanto más profundo que el que encontramos habitualmente en la tienda. De hecho en este tipo de apps ahora podemos ver debajo de estos botones de instalación la información con los periodos de prueba. Como su duración y el precio que tendrá el servicio una vez que acabe la prueba. De esta manera en lugar de hacer la instalación sencilla de la app, al pulsar la nueva función directamente entraremos en el periodo de prueba para después pasar a la versión Pro.

Lógicamente es de esperar que podamos cancelar el pago de la versión Pro antes de que esta se inicie. Con esta nueva función obtenemos más información acerca de cómo funcionan los periodos de prueba de las apps y podemos ahorrar tiempo pasando directamente a ellos. Si no queremos iniciar una de esas pruebas seguiremos utilizando el botón habitual de instalar.

¿Qué diferencia hay entonces?

De esta manera lo que ocurre al instalar las apps es que se evita la existencia de dos apps diferentes para una versión de prueba o Pro. De esta forma ambas se ofrecen en la misma página, y somos nosotros los que elegimos si queremos ir con la versión de prueba, o si de lo contrario queremos instalar la versión Pro con todas las funciones e incluyendo un tiempo de prueba después del que tendremos que pagar un precio o cuota determinada por ella. Una manera diferente, más clara y directa de instalar apps de prueba o de pago. De momento estas funciones irán llegando poco a poco a un número limitado de apps pertenecientes a los desarrolladores que están colaborando con Google en la introducción de estas nuevas opciones.