Google es de las compañías que más se han significado en los últimos tiempos a la hora de intentar transmitir a sus usuarios hábitos saludables de uso en internet, tanto en lo que a dispositivos se refiere, como en aplicaciones, servicios y plataformas. Además, en el caso de los niños ya contaba con alguna que otra iniciativa realmente interesante como Bolo, que les enseña a leer y apasionarse por la lectura. Ahora, sus objetivos se enfocan en la seguridad y buenas prácticas online.

Nadie duda de que uno de los colectivos más vulnerables en la world wide web son los niños, que pueden ser víctimas de usuarios desaprensivos y que, a ciertas edades cuando empiezan a tener acceso a las redes sociales, pueden convertirse en el blanco de ataques y prácticas como el sexting, el bulling, el stalking, etc. Así que nada como una buena pedagogía alrededor de estas amenazas para que aprendan desde pequeños cómo detectarlas para defenderse.

Tal vez por eso, Google ha puesto en marcha Interland, una iniciativa que en España cuenta con el apoyo de organismos como Policía, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la Fundación de Ayuda a la Drogadicción) FAD y la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos). Todos, junto a los de Mountain View, quieren impulsar ese uso responsable de internet desde las edades más tempranas.

Un código para ser grandes en internet

Interland está diseñado con el objetivo de que los niños sean capaces de "tomar decisiones acertadas". "Sé genial en Internet" es su lema y les transmite "los conceptos fundamentales de ciudadanía digital y seguridad para que puedan explorar con confianza el mundo en línea", lo que les ayudará a experimentar, localizar y reaccionar ante potenciales amenazas que puedan sufrir dentro del mundo virtual.

Plataforma para niños Interland, de Google | Google

Ese código "moral" de Google se divide en varios preceptos. El primero es el de "Comparte con cuidado" y "sé inteligente en internet", para que los chavales sean conscientes de que "las buenas (y malas) noticias viajan rápido en línea y, si no se toman algunas precauciones, los niños podrían encontrarse en situaciones complicadas con consecuencias duraderas". ¿Qué solución nos ofrecen?: "saber qué compartir con conocidos y desconocidos".

Interland también avisa a los más pequeños de que eviten "caer en trampas". "Es importante que los niños sepan que las personas y situaciones en línea no siempre son lo que parecen. Saber diferenciar entre lo real y lo falso es una lección fundamental de seguridad en línea". También, ponen especial interés en las formas: "Ser amable es genial" ya que "los niños pueden hacer lo correcto si aplican aquello de 'tratar a los demás como te gustaría que te traten a ti' en todas sus acciones online, lo que tendrá un impacto positivo y desalentará el acoso".

Los chavales aprenderán con juegos, tareas, vídeos y otras herramientas formativas especialmente diseñadas para ellos donde recibirán una de sus lecciones más importantes: "debes proteger" tus "datos y secretos" porque "la seguridad y la privacidad personales son tan importantes en línea como en la vida real. Proteger la información valiosa permite que los niños no dañen sus dispositivos, reputación y relaciones". Por último, Interland aboga por inculcar desde pequeños un consejo que vale oro: "Si tienes dudas, pregunta".