Aunque no parezca demasiado útil, saber cuáles son los niveles de ruido que nos rodean es más importante de lo que parece, porque hay ocasiones en las que, tanto en el trabajo como en casa, tenemos que soportar algunas cifras que empiezan a ser peligrosas para nuestra salud. Sobre todo cuando concurren en un mismo espacio demasiadas personas (ruidosas), o ese aire acondicionado bufa demasiado alto de lo habitual, o cuando vamos por la calle y los autobuses, camiones y coches no dejan de hacer sonar sus bocinas.

Es por eso que nunca viene mal tener una herramienta sencilla y rápida de consultar, que nos pueda señalar si tenemos que tomar medidas contra esos vecinos ruidosos o lo que toque. Por lo que si tenéis un Apple Watch Series 4 ó 5, esa cuestión la tenéis más que solucionada. Venga, vamos a medir el ruido que tenéis ahora mismo a vuestro alrededor.

Dos simples toques y listo

Este medidor de ruido funciona gracias al propio micrófono que incorpora el Apple Watch para hablar por teléfono, o para darle órdenes a Siri cuando queremos que haga algo. Es parecido a los sistemas que tenemos en los smartphones y que gracias a algunas apps de iOS y Android nos permiten hacer lo mismo que vamos a poner en marcha con el reloj de los californianos.

Lo primero es abrir el cajón de aplicaciones, así que pulsamos en la corona digital y buscamos el icono de la aplicación. En este caso se trata de una oreja de color negro dentro de un círculo amarillo. Tocáis sobre ella y se abrirá, dando paso a una pantalla que es en la que empezaréis a ver esas mediciones que hace. Es interesante ver cómo, dependiendo del lugar que ocupéis de la habitación, esos números van cambiando, lo que os permitirá conocer al detalle cuáles son los niveles de ruido que soportáis en un punto exacto.

Cómo medir el ruido con un Apple Watch. | Tecnoxplora

Nosotros lo hemos probado con aparatos de aire acondicionado cuyo fabricante avisa que su nivel de ruido se sitúa en los 60dB, y hemos conseguido certificar que en realidad son entre 61 y 63 los que produce, justo delante de la propia rejilla de ventilación. Eso sí, al alejarnos un par de metros hemos comprobado que esos datos se reducen hasta los 55dB o un pelín menos.

Si queréis tener una referencia de lo buena o mala que es una cifra, la propia app del Apple Watch (que tiene su réplica en el iPhone) marca unos límites con exposiciones de tiempo máximos diarios. Por ejemplo, ruidos de 80dB es aconsejable no padecerlos más de cinco horas y media todos los días; 86dB solo durante una hora y 46 minutos; 90dB un máximo de media hora cada jornada; 95dB solo 10 minutos y 100dB apenas 3 minutos cada 24 horas. A partir de 120dB recordad que significa que estamos escuchando pasar muy bajo a un avión comercial.

Estos límites son los que vienen definidos con la app como predeterminados, pero nosotros podemos modificarlos si vemos que existe un cambio en el criterio de los organismos que se encargan de marcarlos. Además, recordad que las ordenanzas de ruido son competencia de los Ayuntamientos y ciertas franjas podrían variar de una ciudad a otra, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de considerar si estamos padeciendo demasiado ruido en la fiesta de la casa de al lado o no y, por tanto, si podemos o no llamar a la Policía Local para que intervenga.