Con el tiempo la forma de firmar ha ido evolucionando y adaptándose a las nuevas tecnologías, como fue el caso de la firma digital que en España apareció en 1995. Esta firma puede ser a través de un usuario y contraseña, firmando en una pantalla táctil con un lápiz especial (como cuando nos llega un paquete a casa y hay que firmar en una pantalla) o puede ser dando el consentimiento al aceptar una casilla de verificación (Por ejemplo cuando aceptamos las condiciones al registrarnos en alguna página web).

El método más actual y novedoso es la firma digitalizada o biométrica. Básicamente es un instrumento que tiene en cuenta los datos biométricos del firmante como la velocidad o la fuerza entre otros.

Es muy molesto y laborioso, cada vez que hay que firmar un documento digital, tener que imprimirlo, firmarlo y después escanearlo. Para luego volver a enviarlo por email o subirlo a la plataforma correspondiente. Por no hablar del coste que supone comprar un escáner, una impresora, sus respectivos mantenimientos y el papel. Por eso, en el vídeo te contamos un truco con el que se simplifica todo este proceso. ¿Cómo? Al firmar directamente desde tu móvil.

Esto te facilitará todo el papeleo que se debe realizar, por ejemplo, a la hora de llevar a cabo la matrícula de la universidad, un contrato de trabajo o al abrir una cuenta bancaria. Por este motivo, los repartidores de paquetes te hacen firmar en el móvil o la tablet que llevan consigo, para simplificar el proceso y gestión de las entregas. De esta manera, ahorrarás espacio en tu casa, ya que no tendrás que guardar todos esos papeles al estar digitalizados con tu firma en ellos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo pasar documentos reales a archivos PDF con tu móvil

Google Fotos y Drive rompen: ¿en qué afectará a nuestras fotos?