La aplicación web de WhatsApp se ha convertido en la alternativa perfecta para chatear desde nuestros ordenadores como si lo hiciéramos desde el móvil. Es perfecta porque por ejemplo con ella podemos estar trabajando en el ordenador y chateando sin tener que estar tocando el teléfono, y con la velocidad de escritura que nos otorga el uso de un teclado físico. Pero el uso de esta variante de WhatsApp comporta algunos riesgos para nuestra privacidad, si no gestionamos correctamente las sesiones iniciadas en este modo de WhatsApp. Os contamos cómo evitar problemas de este tipo con la versión web de WhatsApp.

Así puedes gestionar las sesiones

Cuando utilizamos WhatsApp Web, lo que hacemos es abrir una sesión paralela de nuestra cuenta para poder utilizarla por ejemplo con nuestro ordenador. De esta manera, cuando la sesión se abre en ese otro dispositivo, se puede utilizar indistintamente la app de mensajería tanto en el móvil como en ordenador, sin que se solapen. Para facilitar el uso de esta herramienta, una vez que se inicia la sesión en un dispositivo, no es necesario volver a verificar la conexión, sino que simplemente tenemos que entrar en el navegador web y comenzar a chatear introduciendo la dirección web de la versión para el navegador de WhatsApp.

Cerrando sesiones | Tecnoxplora

Y claro, el riesgo es evidente, porque si alguien entra en nuestro ordenador, sea quien sea, e introduce simplemente la dirección web, podrá acceder a todos nuestros mensajes, si es que el teléfono permanece conectado a la red. En este caso, no tendrá el más mínimo problema de suplantar nuestra identidad o leer todos los mensajes que quiera. Por tanto es un riesgo que puede darse en cualquier entorno, tanto en el profesional como en el doméstico. Pero existe una manera sencilla de poder cortar de raíz todos estos riesgos. Y es a través del gestor de sesiones de la aplicación, en nuestro móvil.

A este podemos acceder en el mismo momento que desde la sala principal de chats pulsamos sobre “WhatsApp Web” entrando en la sala donde se gestionan todas esas conexiones. Dentro de ella podemos ver todas las sesiones activas, que nos muestran los lugares desde los que podemos acceder fácilmente a los mensajes de nuestra cuenta sin tener que identificarnos previamente, ya que la sesión está autorizada anteriormente. Para cerrar una sesión solo tenemos que pulsar sobre una de ellas, y seleccionar “cerrar sesión” cuando nos pregunta WhatsApp. En segundo lugar tenemos la posibilidad de cerrar todas las sesiones de un plumazo, y acabar con cualquier riesgo de que puedan acceder a nuestros mensajes. Para ello tenemos un botón en la parte inferior en la que podemos cerrar todas las sesiones de un plumazo.

De esta manera, cuando alguien intente entrar en nuestros chats desde una tercera sesión de WhatsApp Web, tendrá que escanear el código QR, y al no tener obviamente el móvil, no podrá acceder a esos mensajes, por lo que se neutraliza totalmente la posibilidad de que pueda acceder a nuestros mensajes.