El navegador web es uno de los elementos esenciales de nuestro ordenador, y de hecho una de las aplicaciones que más utilizamos en el día a día para estar conectados con el mundo. Aunque parezca mentira hoy todavía existen sistemas operativos, como iOS, que no nos permiten cambiar el navegador predeterminado del iPhone. Algo que podría cambiar pronto por una modificación en la política de este tipo de los de Cupertino. En cualquier caso, hoy nos centramos en Windows 10, donde desde hace mucho tiempo es posible cambiar el navegador predeterminado. Te contamos lo sencillo que es cambiar uno por el otro.

Cambia el navegador por cualquier otro

Normalmente los sistemas operativos vienen con un navegador web predeterminado. Este suele ser del mismo desarrollador del sistema, como Chrome en Android o Safari en iOS. En el caso de Windows 10 Microsoft Edge suele ser el navegador predeterminado. Pero lo puedes cambiar por cualquier otro de tu agrado cuando quieras. Para ello lo más rápido es escribir en la barra de búsqueda del sistema, en la parte inferior de la pantalla, la palabra “navegador” o “explorador” para ver en los resultados la opción de “elegir un explorador predeterminado

Cambiando el navegador | Tecnoxplora

Esa es la función que queremos activar, para ello debemos pulsar sobre este en los resultados de la búsqueda. Ahora dentro de este menú podemos ver todas las aplicaciones predeterminadas del sistema, como las de correo, mapas, música fotos, películas y el navegador web. En este último apartado es donde debemos pulsar sobre el icono de la app, para que se abran las distintas opciones que tenemos a nuestro alcance en el sistema. Lógicamente esto dependerá principalmente de las apps que tengamos instaladas en nuestro ordenador y de los navegadores disponibles.

Seleccionando el nuevo navegador | Tecnoxplora

Ahora solo tienes que pulsar sobre el icono del navegador que quieres convertir en predeterminado. En el momento que hagamos esto veremos cómo a partir de ahora nuestro navegador favorito será el predeterminado. También tenemos la posibilidad en el mismo acto de elegir un nuevo navegador desde la propia tienda de Microsoft. De esta manera cuando elijamos el nuevo navegador, cada vez que pulsemos sobre un enlace externo a este, por ejemplo adjunto a un correo electrónico o mensaje, siempre se abrirá esa página web con el navegador que hemos elegido como predeterminado.

Esto que puede parecer algo banal es muy importante hoy en día, ya que se trata de un aspecto básico de la libertad de los usuarios para elegir sus propios programas predeterminados. Y porque lógicamente, como en todo, a unos usuarios nos pueden gustar un determinado tipo de navegadores por encima de otros, porque podemos tener en ellos nuestras contraseñas guardadas, o porque su interfaz nos gusta por encima de otras. Evidentemente estamos ante una opción básica para poder disfrutar de una experiencia de uso completamente plena con nuestro ordenador con Windows 10. Y como veis, esto sirve para poder cambiar cualquier otra app predeterminada en el sistema operativo. Algo que a día de hoy tristemente no se puede hacer en todos los sistemas operativos por defecto.