Los pagos con el teléfono móvil afortunadamente se han normalizado en España, y ya no parece un acto digno de ?frikis? como lo parecía hasta ahora. Cada vez son más los móviles que cuentan con conectividad NFC, y que por tanto nos permite pagar sin necesidad de sacar la tarjeta, y también el carnet de identidad. Eso sí, normalmente en compras iguales o inferiores a los 20 euros. Es muy sencillo pagar con la tarjeta de tu banco, si es que este es compatible con Google Pay, algo cada vez más habitual.

Así puedes añadir nuevas tarjetas

Si tienes distintos bancos, lo mejor es centralizar los pagos a través de Google Pay, y lo decimos primero porque es tan seguro pagar con esta app que hacerlo a través de la app dedicada de tu teléfono. Y en segundo lugar, porque con esta app puedes aglutinar varias tarjetas de distintos bancos. Por lo tanto, desde esta misma app podemos ir cambiando de tarjeta predeterminada y no tener que ir saltando de una app a otra, que sin duda es lo más incómodo a la hora de pagar de esta manera.

Añadiendo una tarjeta | Tecnoxplora

Por tanto, lo primero es comprobar que tenemos un móvil con conectividad NFC, de lo contrario será imposible pagar de esta manera. En segundo lugar, debemos descargar la app de Google Pay, que es desde donde configuraremos las tarjetas y desde donde pagaremos. Una vez dentro de la app, la forma de añadir las tarjetas es muy sencilla. Para ello debemos ir a la sección de ?pago? que se encuentra en la barra inferior, identificada con el icono de la tarjeta en el centro. Una vez que pulsamos, debemos seleccionar el icono de ?método de pago? para añadir una nueva tarjeta.

El proceso es realmente sencillo, y podemos introducir los datos de dos maneras distintas, por un lado manualmente, o encajando la tarjeta dentro del hueco de la pantalla destinado a escanearla. Una vez que es identificada por Google Pay, veremos cómo se añaden todos los datos necesarios para poder configurarla. Ahora necesitamos introducir el código CVC de tres dígitos, que se encuentra detrás de la tarjeta. Y acto seguido al aceptar los términos legales, nuestro banco deberá verificar la operación. En ese momento podremos soltar el recibir un mensaje SMS con una clave por parte de nuestro banco.

Al introducir esta clave se autoriza el pago a través de este método. En ese momento la tarjea quedará como predeterminada, y cada vez que acerquemos el móvil a un TPV, se activará el pago automáticamente, si es que hemos desbloqueado antes la pantalla con la huella o PIN. Si tenemos varias tarjetas, podremos ir seleccionando la predeterminada, con la que se pagará por defecto en caso de acercar el móvil a pagar. O también podemos configurarla para poder sacar dinero en los cajeros sin tarjeta, ya que cada vez es más común ver cajeros con chips NFC con los que podemos acceder a ellos de esta manera. Como veis es un proceso sencillo y rápido que nos permite olvidarnos de las tarjetas y dinero en casa, ya que todo lo podemos pagar acercando simplemente el teléfono.