¿Cómo plantar cara a un servicio con más usuarios que Twitter y que supo ver un hueco en el mercado antes que nadie? Esa es la pregunta que se hacen quienes intentan destronar a WhatsApp, la aplicación que hizo que los chats dejaran de ser una reliquia de los primeros tiempos de internet para convertirse en las estrellas de la era 'smartphone'.

Su reinado se fraguó cuando estalló el 'boom' de las redes sociales. Entonces una de las primeras cosas que pensaron los expertos fue que los chats tenían los días contados. Después llegaron los móviles inteligentes, con acceso a internet, y ya nadie quería pagar por enviar SMS. Los correos electrónicos no eran suficiente y las redes sociales aún no tenían versiones móviles suficientemente atractivas, así que se abrió un hueco en el mercado que dos visionarios empleados de Yahoo! supieron llenar: en 2009 veía la luz una de las aplicaciones más populares de los últimos años.

En la guerra todo vale

Al calor del éxito de WhatsApp surgieron multitud de chats alternativos, que hoy libran una intensa batalla por derrocar al pionero. Line, WeChat, KakaoTalk, Kik... Tal es la magnitud del fenómeno que incluso redes sociales como Facebook, Google + o Tuenti en España se han lanzado a competir abriendo servicios de mensajería instantánea dentro de sus propias plataformas.

Cada cual tiene su estrategia. Line apuesta por los 'stickers', unos simpáticos emoticonos que al mismo tiempo atraen usuarios y llenan la caja de Naver, la empresa coreana responsable de esta 'app' nacida en Japón. WeChat, por su parte, cuenta con la fortaleza del mercado chino, donde es líder indiscutible. El caso es que todos los chats, WhatsApp incluido, están tratando de marcar la diferencia y encontrar su modelo de negocio, incluyendo novedades como las llamadas de voz sobre IP, el 'walkie-talkie' o los perfiles para marcas.

Pero si hay una estrategia que llama poderosamente la atención es la que están siguiendo los chats con las 'apps' y los videojuegos.

Mi chat es una tienda

Tal vez el ejemplo más conocido es el de Line, cuya 'app' ejerce de anfitriona para otras aplicaciones de Naver y otros desarrolladores. Algunas están claramente enfocadas a añadir funcionalidades al chat, como Line Camera (que permite tomar fotos y editarlas para añadirlas a una conversación), Line Card (para diseñar postales y tarjetas de felicitación), Line Brush (para dibujar sobre la pantalla con los dedos), la caja de herramientas Line Tools o el autodescriptivo Line Antivirus.

Otras, por el contrario, simplemente están patrocinadas por la plataforma e incluso existían antes de sumarse a su 'mercadillo'. La mayoría son juegos como Bubble, Pokopang, Wind Runner o Cartoon Wars (aquí tienes la lista completa para Android y aquí para iOS). También KakaoTalk apuesta por la distribución de juegos dentro de su aplicación con Anipang, Puzzle ZooZoo y Tap Tap Blitz. Y WeChat no ha querido quedarse atrás y recientemente se ha sumado a la carrera por las 'apps' con el lanzamiento de su primer juego, Tian Tian Ai Xiao Chu. Además, tienen un segundo juego en fase 'beta' y al menos otros nueve en camino, según las informaciones publicadas por The Next Web.

La americana Kik, por su parte, utiliza un sistema un tanto diferente, conocido como 'Cards' (tarjetas). Se trata de aplicaciones de terceros que se pueden utilizar desde la 'app' del chat y ofrecen distintas funcionalidades, desde la edición de imágenes hasta juegos, pasando por listas de tareas. Pero si algo les diferencia de los demás es que toda su plataforma, aplicaciones de terceros incluidas, está desarrollada en HTML5, lo que potencialmente permite utilizarla desde cualquier sistema operativo (o incluso, por ejemplo, jugar contra un amigo que no tenga instalado Kik). Esta diferenciación les ha servido para que un gigante como Zynga se haya animado a desarrollar su primer juego con ellos.

¿Serán las aplicaciones la llave del éxito? ¿Se convertirá la mensajería instantánea en el centro de nuestra experiencia móvil? ¿Serán los chats las tienda de aplicaciones del futuro? El que mejor sepa contestar a estas preguntas tendrá en su mano una poderosa arma para intentar derrocar al todopoderoso WhatsApp.