TecnoXplora » Apps

LA REVOLUCIÓN VISTA DESDE LAS ENTRAÑAS DEL SISTEMA OPERATIVO

Así ha evolucionado iOS

Desde 2007, iOS ha ido cambiando desde formas que ya ni recordamos. Esta es la evolución del sistema operativo que, antes de que hubiera siquiera competencia, cambió nuestra forma de usar los teléfonos.

Así lucía el primer modelo de iPhone

TecnoXplora Así lucía el primer modelo de iPhone

Publicidad

Parece que fue ayer, pero el iPhone lleva desde 2007 con nosotros, más de seis añitos, que se dice pronto. El modelo original se lanzó el 27 de junio de dicho año y fue un éxito masivo de ventas a la altura de un producto que cambiaría para siempre nuestra relación con los teléfonos móviles. Pasaron de ser dispositivos de pequeñas dimensiones y de gran duración de batería, que usábamos para llamar y enviar SMS, a ser enormes, tener un día de autonomía (y gracias) y capacidad de hacer casi cualquier cosa.

 width=

Quizá no lo recuerdes, pero el iPhone original no tenía 3G, es decir, funcionaba solo con esa red de datos tan lenta que aún pillas tú en tu pueblo. Tampoco tenía AppStore, y esto sí que cuesta muchísimo creerlo. Solo tenía las aplicaciones nativas y las que instalabas por iTunes, que eran más bien poquitas. ¿Para qué servía entonces? Bueno, ya tenía la aplicación de Mapas, su mítica pantalla multitouch, no tenía teclado físico, pero sí uno muy bueno en pantalla y, sobre todo, tenía Safari, el explorador de internet que convirtió el dispositivo en un sustitutivo ocasional de los ordenadores. Pero sí, iOS 1 era una porquería para los estándares actuales, aunque apuntaba maneras.

 width=

Con iOS 2 la cosa se puso interesante porque ya llegaron la AppStore y las apps, un concepto revolucionario que catapultó a Apple y a su teléfono y que metieron prisa a la competencia para copar el mercado que casi se habían inventado los de Cupertino. Si a esto sumamos que se lanzaba conjuntamente con el iPhone 3G, apaga y vámonos: la tecnología 3G, aunque ya usada por otros, encontró su pleno potencial en el teléfono de Apple, hasta el punto de que las compañías telefónicas tendrían que modificar a medio plazo sus tarifas por lo muchísimo que chupaban los usuarios.

iOS 3 llegaría en 2009, como el iPhone 3GS, e introdujo dos elementos de comodidad más que auténticas revoluciones: el copiar y el pegar, que sorprendentemente no existía todavía en el teléfono, y las notificaciones push para apps de terceros. Sí, imaginad Twitter sin notificaciones en el móvil. No quedó ahí la cosa, pues ese año se lanzaría el iPad original y el sistema operativo se tuvo que adaptar a su pantalla más grande en la versión 3.2, además de introducir la característica estética esqueumórfica que lo caracterizó hasta hace bien poquito.

iOS 4 llegó en 2010 de la mano también del iPhone 4, el primero con pantalla Retina, lo que hizo que el SO se actualizara a mayores resoluciones. Además, se introdujo la gran característica ausente hasta el momento: la multitarea, algo en lo que Apple se había quedado detrás para la época y que llegó no ausente de polémica. También se introdujeron otras características, como las carpetas de escritorio o Facetime, pero destaca más el constante flujo de actualizaciones y nuevas características de esta versión: con la 4.1 llegó Game Center, con la 4.2 la multitarea para el iPad y con la 4.3 el uso de iTunes por WiFi.

En 2011, llegaron iOS 5 y el iPhone 4S, que fue toda una renovación del espíritu del teléfono y que empezó la siguiente revolución de los móviles, una que irónicamente vuelve a los orígenes de su uso: Apple introdujo Siri, un asistente al que había que hablar y que te resolvía cualquier clase de duda y te daba información. Otros elementos importantes fueron el Notification Center, iCloud, iMessage o el hecho de que ya no hacía falta un ordenador para activar el iPhone.

El año 2012 marcó el final de una gran amistad entre Apple y Google: los iPhone 5 ya no vendrían con Google Maps de serie, sino con un sistema propio de la compañía que se impondría con iOS 6, lo cual trajo bastante polémica y demostró ser un movimiento absurdo a corto plazo: bastó que Google lanzara su app de nuevo. Por lo demás, todo fueron mejoras menores al margen de la introducción de Passbook, el servicio para tarjetas y servicios de Apple que en España usamos más bien poco.

width=

El año pasado, todos nos escandalizamos un poquito por el rediseño de iOS 7, y es que el cambio del esqueumorfismo por una interfaz plana, por no llamarla fea o simplona. Ahora, ya acostumbrados a ella, también vemos normal el iPhone 5S -incluso el dorado- y el iPhone 5C, el primer móvil de plástico desde el 3GS ¿Y qué tiene de nuevo? Pues más allá del cambio estético, que no es moco de pavo, grandes mejoras de usabilidad, sobre todo con la multitarea, el desbloqueo con huella dactilar (solo en el 5S por el momento), iTunes Radios y un nuevo Control Center.

Está claro que el camino recorrido ha sido largo y no falto de errores, pero no está de más echar la vista atrás para ver el SO que cambió nuestra percepción de los teléfonos móviles y que tanto ha influido en nuestra vida en poco más de seis años. Ya no podemos pensar en términos que no sean los que impuso Apple en 2007 con su teléfono sin teclado, y aunque le queda mucho por aprender y muchos no terminamos de tragar con ciertas cosas (yo, por ejemplo, odio su hermetismo y falta de opciones), hay que reconocer al césar lo que es del césar: mola.

Publicidad