TecnoXplora » Apps

NO TODAS LAS APLICACIONES VALEN PARA ALGO

Las apps más inútiles que existen

Siempre hablamos de aplicaciones que sirven para algo, así que démosle la vuelta a la tortilla y hablemos de aquellas que solo sirven para fardar, para hacer el idiota o que, directamente, son completamente inútiles porque… porque no hacen nada.

Una mujer china utiliza su 'smartphone'

Agencias Una mujer china utiliza su 'smartphone'

Publicidad

Un smartphone promedio tiene 16GB de memoria para almacenar contenido: restemos que si un par de gigas en fotos y vídeos, que si 4 ó 5 para música, otros tantos para apps...y aún suele quedar espacio que no se usa para nada. ¿Por qué no llenarlo de chorradas sin ton ni son que sólo sirven para pegar decirle a alguien “eh, mira esto” y tratar de arrancarle una carcajada? Aunque claro, también hay algunas que son simplemente vergonzosas y que usarlas en público te puede dejar en evidencia.

Por ejemplo, existe una aplicación llamada French Kisser que te pone a practicar tus besos con tu teléfono. Sí, en esa pantalla llena de grasa de dedos y que luego tienes que volver a tocar impregnada con tu saliva. ¿Por qué existe esto? No solo es asqueroso sino que no tiene sentido ni utilidad porque, hasta donde yo sé, Apple no va a implementar el reconocimiento labial en sus pantallas, al menos hasta el iPhone 6.

Aún así, el premio a la app con menos gusto es PoopLog. Traducción literal: diario de caca. Ahí dejo eso.

También podemos encontrar aplicaciones como Cry Translator, que intentan disfrazar su inutilidad con magia, una efectividad “probada” del 96%, un montón de investigación pediátrica a sus espaldas y un precio más bien alto. Si no es un aparato hecho por el hermano desaparecido de Homer Simpson, yo no me creo un traductor de bebés.

Sólo se me ocurre algo más inútil que esto: un traductor para hablar con animales. ¡Anda, pero si existe! Un aplauso para Traductor Animal.

Luego hay apps muy dramáticas y que tienen utilidad sólo en momentos muy concretos. Como cuando haces una broma perfecta a un amigo y quieres resultar pesado, por lo que usas The Whip para castigar su derrotado lomo de forma casi literal. O cuando alguien cuenta una burrada inmensa y necesitas volverla en su contra: para eso tienes el widget del BOOOOOOM de Origen.

Ahora bien, quizá para cuando hayas sacado, desbloqueado y seleccionado la aplicación lo mismo ha pasado el momento del chiste y tú quedas mal de narices. Y si tienes preparada la app para llegar a tiempo es que necesitas ayuda...

Por último, quizá no las peores, pero sí las que más lástima dan a estas alturas de la vida donde los smartphones son más comunes que los libros en el metro, están las aplicaciones que imitan cosas de la vida real. “Eh, mira cómo mola, me bebo una cerveza en el móvil”, para eso sirve iBeer. En 2006 resultaba curioso UNA vez. En 2013 posiblemente te lleve al divorcio y a vivir bajo un puente sólo el hecho de mencionarlo. Lo mismo puede pasar si usas una app para jugarte algo a cara o cruz o a piedra papel y tijera.

No puedo dejaros en este terrible mundo de apps pochas sin daros una dosis de esperanza. Para todos los que acumulais apps en el móvil que sabéis que no usáis o que no estáis seguros de si usais lo suficiente como para justificar que estén ahí, os presento a vuestro nuevo aliado: Unused App Remover. Esta aplicación clasifica las apps por el uso que les demos, las ordena de más a menos y permite borrarlas si es precioso. Buena, bonita y barata: tanto que es gratis.

Y tras este vergonzoso espectáculo, os preguntaréis: “Bruno, ¿por qué conoces todas estas aplicaciones?” Pues debo reconocerlo: en algún momento de mi vida he tenido todas estas apps en mis móviles, para hacer el idiota o simplemente por curiosidad. Menos la de French Kisser, que es rematadamente triste.

Publicidad