Precisamente esta semana nos hacíamos eco de una de las apps más populares de la escena Android, como es la de CamScanner, una aplicación para escanear documentos, que se ha descubierto que contaba con un troyano integrado en su código, que era capaz de robarnos recursos de nuestro móvil en segundo plano. Ahora es otro caso el que conocemos, el de nuevas apps, relativamente populares, que han sido descubiertas consumiendo más baterías de la necesaria y más recursos de los necesarios para el funcionamiento normal del Smartphone. Apps que contaban en algunos casos con más de un millón y medio de descargas.

¿Fraude detrás de estas apps?

Si el otro día era Karspersky la que había detectado el fraude de CamScanner, en este caso ha sido Symantec la empresa de seguridad que ha desvelado este fraude en forma de publicidad fraudulenta. Han sido concretamente dos apps en Google Play las que han sido descubiertas con un sistema de publicidad cuando menos bastante opaco. Estas apps eran las siguientes;

  • Idea Note: OCR Text Scanner, GTD, Color Notes
  • Beauty Fitness: daily workout, best HIIT coach

Estas dos apps bajo una apariencia bastante inofensiva habían conseguido nada menos que hasta un millón y medio de descargar en la tienda de Google durante un año. Aunque las apps eran plenamente funcionales, lo que no sabían los usuarios era que esta utilizaba un código malicioso para mostrar publicidad en segundo plano. Esto quiere decir que aunque los usuarios no vieran la publicidad esta sí que generaba beneficios para los desarrolladores de la app.

Móvil con apps Android | Pixabay

Esta publicidad se colocaba en lugares poco usuales para ella, como por ejemplo el panel de notificaciones, con un aspecto poco convencional para tratarse de publicidad. Al pulsar sobre la notificación, se ejecutaba en segundo plano el software malicioso, sin ser visto por los usuarios. Ese software era capaz de generar clics en la publicidad sin necesidad de que los usuarios tuvieran que verla, siempre en segundo plano. Y ahí radica el mayor problema con estas apps, que precisamente ese funcionamiento en segundo plano es el que ha originado el principal problema para los usuarios, y que es en realidad por lo que se ha destapado este nuevo fraude. Ya que ese uso en segundo plano del terminal ha terminado por aumentar el consumo de energía, consiguiendo que la batería dure mucho menos. O que por ejemplo el rendimiento del teléfono sea mucho menor en las tareas cotidianas. Como consecuencia de la pérdida de potencia del teléfono gracias a los problemas generados por el consumo de recursos de estas apps en segundo plano.

Aunque estas apps han estado en Google Play más de un año haciendo de las suyas, ahora por fin Google las ha retirado de la tienda borrándolas por completo. De esta manera se evita que los usuarios puedan descargarlas por error y utilizarlas, exponiéndose a una pérdida de potencia en el móvil alarmante. Tanto que al final ha servido para que se pueda encontrar este método tan bien diseñado para generar ingresos de publicidad de forma fraudulenta.