Los discos de almacenamiento de nuestro ordenador son esenciales porque sin ellos no podríamos trabajar ni hacer nada. Ya se trate de un disco duro o de una unidad SSD, es allí donde almacenamos todo lo que nos descargamos, los programas que instalamos y todos los archivos y documentos que generamos tanto para el trabajo como para los estudios.

Así que si existe un problema con el sistema operativo, en este caso Windows 10, que nos pueda estropear esa unidad de almacenamiento, la cosa adquiere tintes realmente dramáticos. Y eso es lo que está ocurriendo con la última actualización del OS de Microsoft, la versión 2004, que podría llevar al límite tu disco de estado sólido (SSD) si no estás atento y desactivas una de las funciones que trae como novedad.

Apaga el mantenimiento automático

Se trata de una función que Microsoft ha pensado que es buena idea automatizarla, sobre todo para aquellos usuarios que no están muy acostumbrados a eso de desfragmentar la unidad de almacenamiento. Esta tarea lo que hace es recolocar todos los bloques ocupados de la unidad para que un mismo archivo se almacene de manera seguida, lo que evita que el ordenador pierda tiempo en ir de un lado a otro buscando cada uno de esos fragmentos.

Claro, con realizar estas desfragmentaciones una vez al mes ya es suficiente, máxime si no tenemos un ajetreo de archivos demasiado elevado, pero al ocuparse de esta tarea Windows 10 en su actualización 2004, parece que existen algunos problemas que llevan al OS a realizar demasiados de estos análisis en muy poco tiempo. Según han publicado en una nota miembros de la empresa WilderSecurity, han confirmado que el desfragmentador recién llegado con esta actualización tiene errores y no es capaz de guardar correctamente el dato de la fecha y la hora de la última vez que realizó esa operación en la unidad.

Disco SSD | Pixabay

Al estar mal ese dato, el ordenador interpreta que hace mucho tiempo que no se desfragmenta la unidad SSD y, entonces, vuelve a desfragmentarla por lo que con el paso de las semanas, si no nos damos cuenta, realizará esta operación en demasiadas ocasiones, lo que puede provocar con el paso de los meses que las unidades comiencen a fallar y que su vida útil se vea drásticamente recortada.

De todas formas, no creáis que todos los expertos se ponen de acuerdo alrededor de esta prácticas en las unidades SSD. Algunos creen que no es necesaria esta tarea de mantenimiento mientras que otros opinan que sí se debe hacer, con una periodicidad máxima de una vez al mes. El caso es que ahora mismo, la versión 2004 de Windows 10 tiene está herramienta rota y por eso es necesario que cambiemos la configuración, para evitar daños a futuro.

La manera de hacerlo es ir a la caja de búsqueda de Windows 10, que tenéis en la parte inferior, y escribir "desfragmentar". Pulsáis sobre el primer resultado que os aparecerá, el de "Desfragmentar y optimizar unidades". Entráis en la herramienta y seleccionáis "Cambiar configuración". A continuación os aparecerá una lista con las unidades instaladas en el ordenador, desmarcad todas las SSD que tengáis para evitar que el proceso automático del OS les afecte y, de esta manera, queden fuera del mantenimiento. Dejadlo así, por lo menos, hasta que Microsoft lo arregle.