Este será uno de los veranos más fríos. El invierno ya está aquí y con él la temida Gran Guerra contra los Caminantes Blancos. Con ver el primer capítulo de la séptima temporada se puede comprobar que los personajes se preparan para la batalla, con una nevada cada vez más densa. El eslogan de la séptima temporada hace justicia con lo que se encuentra en cada episodio.

Pero no sólo han cambiado los paisajes. Los creadores de la mítica serie han introducido una pequeña pista en la cabecera. Después de detenerse en Invernalia, la cámara traslada hasta el muro. En cuanto a eso, nada nuevo. Para ver el cambio hay que centrarse en el Mar Angosto, que rodea el muro.

En las anteriores temporadas aparecía oscuro y con su forma natural, pero en esta séptima y penúltima temporada empieza a tonarse hacia un color más pálido, claramente por el efecto de la congelación.

Los caminantes lo congelan todo a su paso, ¿será el mar Angosto el camino que elegirán para llegar al sur de Poniente? Si es así tendrán vía libre para conquistar los Siete Reinos. Sólo queda esperar y ver qué teoría es cierta.