David Beckham ha estrenado su propio documental en Netflix en el que se repasan aspectos de su vida curiosos, pero que ya conocemos, y que permite descubrir facetas desconocidas. Que fue el rey de los tiros libres y Su recorrido como futbolista es de sobra conocido para quien entienda de fútbol y que tiene una obsesión, que se ha llegado a calificar como compulsiva, por el orden y la limpieza es algo que también se sabe. Sin embargo, comprobar la complicidad de la pareja que forman David y Victoria Beckham en primera fila y casi como si nos metiéramos en el salón de su casa es algo que no se ve todos los días.

Evidentemente, no es una cámara oculta y seguramente todo está muy medido, pero aún así hay varios momentos que muestran la parte más personal de ambos. Para lograrlo, el oscarizado director Fisher Stevens ('Palmer') y el también premiado con un Oscar y un Emmy productor John Basset conocido por el documental 'Searching for sugar man' han tenido un acceso sin precedentes a la casa y la vida de la familia.

'Beckham' arranca mostrando una de las aficiones poco conocidas del futbolista que es la producción de miel y el conflicto que tiene con su mujer para decidirse por un nombre comercial. A partir de ahí, las cámaras entran en la casa de los Beckham de la mano del futbolista y comienza una retrospectiva hacia su infancia y sus comienzos en el mundo del fútbol, para pasar enseguida a hablar sobre su relación con la exintegrante de las 'Spice Girl' y como fue percibida tanto por su entorno familiar como por sus compañeros y entrenadores. Además de sus padres y de Victoria, también hay entrevistas con los futbolistas Gary Neville o Éric Cantona, entre otros; y con su entrenador en el Manchester Sir Alex Ferguson, a quien considera un segundo padre.

Alex Ferguson y David Beckham durante la firma de su primer contrato con el Manchester.

David y Victoria son entrevistados por separado, pero es curioso cómo coinciden en sus respuestas por ejemplo cuando responden a qué pensaron la primera vez que se conocieron. "Simplemente, me gustó", responden ambos con respecto al otro. Ella era mundialmente conocida como integrante de las 'Spice girl' y él la había visto ya en televisión y le había dicho a su amigo y compañero de equipo Gary Neville: "Me voy a casar con ella".

En otro momento de su entrevista, Victoria habla de lo parecidos que son y que ambos vienen de familias humildes y de "working class" (clase trabajadora). Entonces, Beckham abre la puerta de la habitación e interrumpe pidiéndole a su mujer que sea honesta, ella trata de seguir explicándose y él insiste: "En qué coche te llevaba tu padre al colegio de pequeña". Tras resistirse un poco, responde que "en los años 80 su madre tenía un Rolls Royce". Y es que su título como 'la pija' de las 'Spice Girl' no era un simple papel.