Estar ingresado en un hospital es malo y si te asustan los fantasmas mucho más. Es lo que le ha pasado a una mujer que estaba durmiendo en su cama de hospital cuando sintió una presencia y al abrir los ojos vio lo que pensó que sería un auténtico fantasma.

La reacción de la mujer, inevitablemente, fue la de gritar hasta quedarse sin aliento, despertando del susto también a su compañero de habitación. Pero lo que realmente pensaba que era un fantasma era un enfermero vestido con el EPI, el material de protección que se usa en pacientes con COVID-19.

Una adiestradora es atacada por un gran caimán en pleno show

La trabajadora estaba mostrando a unos niños cómo daba de comer al animal cuando este le enganchó la mano y la tiró a su fosa.