Muchos son los vecinos que recurren a dejar notas en el buzón, en el portal o en el ascensor para tratar de arreglar un conflicto en el edificio o para exponer alguna queja, pero ninguna es tan educada como la que ha dejado un vecino a otro vecino para advertirle de los ruidos.

"Esto es una nota amistosa de su vecino para recordarle que las paredes de estos edificios son delgadas y el sonido puede viajar", arranca el texto. Y añade: "No queremos compartir sus momentos íntimos y privados con usted", para pedir "mantener el ruido bajo por la noche" e insistir en que "tiene vecinos en un edificio donde viaja el sonido".

Oros conflictos entre vecinos

Un hombre se dio cuenta de que compartía su gato con el vecino gracias a una surrealista imágen. El felino vivía entre las dos casas, y uno de sus dueños lo descubrió cuando 'cotilleó' las fotos que su vecino había colgado en una página web para alquilar su piso.