Un diseñador amateur ha aprovechado su impresora 3D para fabricar un aparato que evite que su pequeña perrita Siena, que es ciega, se choque constantemente con las paredes entro de casa. Tras seis intentos, el cuidadoso dueño logró crear un aparato idóneo que hace la vida mucho más fácil al animal y consigue que no se golpee con las paredes.

Ahora, el inventor de este artilugio está trabajando en crear otros que se adapten a perros más grandes. Dani Mateo cree que es un buen invento y se pregunta: "¿Quién hace de perro guía de un perro ciego? Está bien pensado", bromea.

Así distrae un veterinario a un perro para vacunarle

Lorena Castell muestra en este vídeo de Zapeando el tierno momento en el que un joven vacuna a un perro. Para que el animal no tema el pinchazo, el chico le distrae jugando con una cuchara.