Después del artista que vendió una escultura invisible por 15.000 euros, una influencer polaca ha dado un paso más allá y ha puesto en venta su "amor digital eterno" por el valor de 241.000 euros. La 'tiktoker' asegura que todavía no sabe quién es el comprador al que ha prometido su amor digital: sus fotos, sus vídeos y todo el contenido que genere en redes sociales.

Además, a la oferta ha añadido una única cena en persona para conocerse, por lo que quien haya pagado esa cantidad podrá verla un rato cara a cara, aunque sea en una única ocasión. La joven se ha mostrado orgullosa de su innovadora idea y asegura que cree que puede ser de las que algún día aparezcan en los libros de historia.

Ser cliente de un hotel todo el verano cobrando 4.000 euros

La influencer Lorena Garam ha conseguido el trabajo que muchos desearían: tiene que probar todas las instalaciones de un hotel y retransmitirlas por redes sociales por 4.000 euros durante dos meses.