Un grupo de seis franceses que tenía la intención de viajar a Budapest, capital de Hungría, para ver jugar a su selección el sábado pasado, acabaron a 800 kilómetros de distancia, en Bucarest, al confundirse con los nombres de ambas ciudades.

Así, los seis amigos cogieron un avión convencidos de que llegarían a ver el partido de Francia contra Hungría, pero fue cuando aterrizaron y cogieron un autobús hacia el centro de la ciudad cuando se dieron cuenta de su error: estaban en Rumanía. Sin darse cuenta, no solo habían cogido el avión equivocado sino que a su llegada al país habían decidido seguir a un grupo de seguidores ucranianos, pensando que eran aficionados húngaros, rivales de Francia. Para compensarlo, decidieron quedarse allí a pasar unos días.

El despiste viral de una madre en el supermercado

La mujer estaba en la cola del supermercado con su hija en brazos, o eso pensaba ella, porque de repente, otra mujer se la quita afirmando que es su hija. En este vídeo de Zapeando puedes ver el momento y la reacción de ambas.