En España nos suele costar pedir perdón, y por eso nos deja flipados con lo exagerados que son en Japón haciéndolo. Allí, un político que usó fondos públicos en su propio beneficio se disculpó de una manera tan sobreactuada que perdió credibilidad. "No se cortó a la hora de escenificar su culpa", asegura Miki Nadal al ver el vídeo del político con un berrinche ante los medios de comunicación.

Pero este caso no es el único. En una empresa pública japonesa se descubrió que un empleado había usado tres minutos de más en su tiempo de comida durante un mes por lo que fue suspendido de sueldo. Así fueron sus disculpas: "Es lamentable que haya ocurrido un escándalo semejante. Lo siento mucho". "En España si llegas menos de media hora tarde no cuenta como escaqueo", bromea Lorena Castell.

Otras disculpas surrealistas

Los zapeadores comentan la nota de disculpas que un hotel dejó a sus clientes informando sobre un corte en la conexión wifi. "Dejarte sin internet a las 4 de la mañana, ¿qué somos para ellos, animales?", bromea Miki Nadal.