Si algo demostró Filomena es que la nieve además de divertida es peligrosa. Así lo pudo comprobar el conductor de una máquina quitanieves que limpiaba las calles de Pensilvania tras la fuerte nevada del pasado mes de febrero.

El conductor se dio cuenta de que había algo extraño en el camino y, al bajar, se encontró a un niño que había hecho un túnel y jugaba en su interior. Puedes ver el impactante momento en el vídeo principal de esta noticia.

Otro peligroso momento

Esta historia parece sacada del guion de una película, pero ha ocurrido en China. Un niño se ha caído de un coche en plena carretera, ante la mirada atónita de los conductores. Puedes verlo en este vídeo: