Una mujer pasó un mal rato mientras navegaba con su barco por las costas de Canadá y de repente apareció un tripulante inesperado. Se trataba de un león marino que se subió a la cubierta del barco y no tenía ninguna intención de bajarse.

El problema no era solo que el león marino estuviese en el barco, sino que este huía de su depredador natural, la orca. Por eso, la embarcación acabó siendo rodeada por varias orcas de gran tamaño ante la angustia de la mujer que no sabía qué hacer. En un intento desesperado, la mujer intentó dialogar con el animal: "Tienes que irte cariño, sé que eres su cena, pero es así como funciona el mundo", se escucha decirle en un vídeo que ella misma grabó. La historia acabó con un final feliz para la mujer, tal y como puedes ver en el vídeo que acompaña estas líneas.

El momento en que una ballena acompaña a una mujer haciendo paddle surf

El cetáceo comenzó a acompañar a la surfista e incluso empujaba suavemente la tabla para hacerla avanzar. Puedes ver el increíble momento en este vídeo.