Alberto Chicote se reúne con un grupo de jóvenes que vive en la Residencia Universitaria de Rector Estanislao del Campo, situada en Sevilla, para comprobar si las quejas sobre la mala alimentación son ciertas.

"Es una residencia con buenas instalaciones, pero el servicio de comedor es nulo. Todo muy bonito, pero menos mal que tiene cocina, si no, estaría en los huesos, muriéndome de hambre", explica el residente Rahmal Hossain.

Y es que, cómo muestran estos estudiantes en las fotografías, les han llegado a servir desde pollo con trozos de plástico hasta carne cruda.

Pero, sin duda, la confesión que más sorprende a Chicote es que esta es "una de las residencias que recomienda la Universidad de Sevilla cuando te matriculas".

Otros momentos destacados

Precisamente en la residencia Rector Estanislao del Campo, Chicote ha encontrado alumnos que aseguran hallar "yogures con pelos", fruta con moho e incluso "cubiertos pegados por la mierda", una situación vergonzosa en una residencia en la que cuesta 700 euros la media pensión.

Chicote consigue entrevistar al director general de las Universidades de Castilla - La Mancha. Tras preguntarle por la calidad de los menús de los centros, donde el cocinero halló estudiantes que aquejan comer y cenar bocadillos, uno de los miembros del equipo del directivo decide finalizar la entrevista: "Vamos a ir cortando ya".