Una de las cosas que más preocupa a Alberto Chicote es que "nos estén colando a los consumidores españoles la almeja portuguesa como gallega". Por eso, el presentador habla con una de las personas que más sabe de bivalvos en Galicia, el patrón mayor de la Cofradia de Noia, Adelo Freire.

La etiqueta de la almeja es su principal marca de identidad. Pero, como afirma, Alberto Chicote "los compradores no sabemos muy bien qué tipo de cosas hay en las etiquetas y qué buscar en ellas". Freire explica que "los responsables de que lo que pone en la etiqueta cumpla con la normativa es la depuradora".

Además, el patrón mayor explica cómo leer las etiquetas, eso sí, detalla que la mayoría de las veces lo que pone no da la garantía de que la almeja sea gallega: "Debería haber más información de la que obliga el reglamento europeo, hay información voluntaria que para mí debería ser obligatoria que es la forma y el lugar específico en el que se captura".

Algo que, afirma, hace mucho daño a su cofradía porque "no todo el producto tiene las mismas garantías ni es de pesca artesanal": "Sé que en nuestra zona lo tenemos, pero no sé lo que ocurre en Portugal". Por último, Freire denuncia que muchas empresas compran almejas portuguesas porque son más baratas aunque luego las venden como gallegas.

Otros momentos destacados

La falsificación de documentos impide que sea fácil detectar si hay o no fraude cuando compramos marisco en el mercado. Adelo Freire, patrón mayor de la Cofradia de Noia, explica que es la falta de información en el etiquetado unida a la documentación falsificada lo que propicia la entrada de marisco que en ocasiones ha sido recogido de zonas con gran contaminación.

En cambio, no es la primera vez que la Policía Nacional tiene constancia de este fraude. En 2018 consiguió, en colaboración con la Policía Marítima de Portugal, descubrió una trama que consiguió colocar almejas ilegales en 14 depuradoras españolas.