Alberto Chicote vive una gran operación contra el marisco ilegal en Portugal en la que se incautan grandes cantidades de almejas pescadas en zonbas prohibidas por su nivel de contaminación. "Madre mía, qué cargamento de almejas, ¡sacos y sacos!", alucina Chicote. Toda esta almeja va para los viveros españoles, las depuradores, según explican los agentes.

"Sale de aquí con un documento falso y llega a España con él, así las autoridades españolas no saben que fue cogida en esta zona contaminada", detalla el jefe de la operación.

De esta manera, señala que "entra en el circuito normal de la almeja gallega" que va desde el País Vasco a Cantabria o Huelva, entre otros muchos lugares. "Es alucinante, cuánto dinero se mueve", critica el presentador de un negocio que hace peligrar la salud pública.

Otros momentos destacados

Al descubrir cómo entran las almejas ilegales y peligrosas en España, Chicote expresa su preocupación e indignación: "Pueden llegar a nuestras mesas", exclama el presentador.

Chicote también tiene la oportunidad de vivir desde dentro una operación policial de alto riesgo por tierra y por mar junto con la Policía Marítima.