Galicia es la gran potencia del marisco en España con sus 1.500 kilómetros de costa. Una de las especies que más se captura es la almeja japón, un producto que, como todos los bivalvos, tiene que pasar unos sistemas de control muy estricto antes de llegar la consumidor.

Pero esto no siempre es así, los operativos de la Policía española y la portuguesa para poner fin al tráfico de marisco ilegal son continuos. Alberto Chicote se adentra en este mundo para destapar en ¿Te lo vas a comer? el peligro sanitario al que los ciudadanos están expuestos por este fraude.

El presentador entrevista a varias personas afectadas por este tráfico de almejas ilegales. Una de esas personas es Clemente Bastos, patrón mayor de una Cofradía de Redondela, quien define a esta red ilegal como "mafias organizadas" y alerta del peligro de la venta del marisco en zonas contaminadas.

Por otro lado, Chicote acompaña a los agentes guardacostas de Galicia, que son los encargados de que todo el marisco que atraviese las frontera de la comunidad esté en orden. Durante esta jornada Chicote no puede dar crédito a lo que ve: camiones llenos de almejas ilegales sin documentar.

Pero este tráfico de marisco ilegal no pilla de nuevas a la Policía, los agentes gallegos llevan años luchando conjuntamente con los portugueses para terminar con él. Uno de los ejemplos más claros es la 'Operación Clamp', una intervención policial que evitó que llegara a España más de 10.000 kilos de almeja ilegal. Para conocer más datos del tema, el chef habla con el inspector jefe que dirigió la operación.

Después de hablar con la Policía, Alberto Chicote charla con expertos en marisco gallego sobre su lucha contra este gran problema. Uno de ellos explica al presentador los errores de las etiquetas de marisco que facilitan que nos "cuelen" a los españoles almejas ilegales.

Pero las etiquetas no son el único problema en la forma en la que el marisco ilegal llega a España. La documentación falsa o, incluso, la falta de documentos, es unas constante. Adelo Freire, patrón mayor de la Cofradia de Noia, explica a Chicote cómo el tráfico ilegal puede llevarlo a cabo con tanto éxito.

Por otra parte, Alberto Chicote vive en primera persona una gran operación policial contra el marisco ilegal en Portugal. En concreto, el objetivo es detener a los responsables del tráfico de almeja para España que viven al margen de la ley. Incluso, el presentador debe llevar un chaleco antibalas ante el riesgo de la intervención.

Además, Chicote descubre cómo es la ruta que las almejas ilegales realizan en España tras ser pescadas en zonas contaminadas en Portugal. Del País Vasco hasta Huelva, el circuito de este peligroso producto llega a la mayoría del país.

Durante esta intervención policial, en la que los agentes incautan grandes cantidades de almeja ilegal, Chicote habla con dos de las personas responsables de este tráfico. Los trabajadores, el eslabón más bajo de esta red, cuentan por qué realizan esta actuación que está fuera de la ley: "No tenemos nada que comer".

Después finalizar la operación policial, Alberto Chicote no puede evitar realizar una dura reflexión ante la indignación que siente tras ver cómo entra anta cantidad de marisco ilegal a España. "Llevo más de 30 años cocinando y he hecho almejas en infinidad de ocasiones y ahora no hago más que pensar cuántas veces me han engañado".

Para cerrar su profundo reportaje, Chicote entrevista a una comerciante de marisco ilegal que se encarga de poner en contacto a compradores y vendedores. La mujer confiesa que los propios compradores saben que "el producto es de origen ilegal" y ellos mismos "lo hacen pasar por su almeja".