Alberto Chicote visita, junto a su entrevistado, un restaurante orientado al público turista. Aquí prueban varios platos típicos, como la tortilla, las patatas bravas, el gazpacho y las croquetas.

"Las patatas no son crujientes, no he comido una salsa brava como esta nunca, las croquetas están pastosas y el gazpacho es insípido", son algunos de los comentarios tras probar la comida.

"Los turistas no somos tontos. Sabemos que vamos a pagar algo más porque queremos comer en la plaza, pero no queremos sentir que nos tratan como tontos", comenta el entrevistado.

Otros momentos destacados

En Barcelona, Chicote prueba la comida que se vende en los puestos del mercado de La Boquería. Su reacción lo dice todo: "No te puedes imaginar lo malo que está esto".

En otro momento, sentado en una terraza para probar la paella, termina enfadándose con los responsables del restaurante. "Tengo la sensación de que me tomas por imbécil", le dice al personal del local.