El río Guadalquivir está considerado como la mejor pista natural para practicar remo de toda Europa. Por eso, el equipo español vive en Sevilla donde realiza unas jornadas de entrenamiento de seis horas al día.

Alberto Chicote se reúne con ellos tras conocer sus continuas denuncias de la alimentación que reciben en el centro de alto rendimiento en el que residen y que está gestionado por una empresa privada.

Los miembros del equipo critican que la comida que les da no cubre ni de lejos el gasto energético que tienen. Uno de sus integrantes, Rubén Padilla, señala que "es la persona que gestiona la residencia la que decide qué comen". Incluso, Padilla señala que "no exigen ni siquiera que sea un cocinero especializado en realizar comida para deportistas".

Los deportistas explican que "lo normal es que este tipo de centros esté gestionado por el Consejo Superior de Deportes pero, en este caso, el centro es de la Junta de Andalucía, pero la residencia la han sacado a concurso y es una empresa privada la que lo gestiona". Además, lamenta que, incluso, "reside gente de fuera" por lo que "no hace falta ni que seas deportista".

"No es raro que en el entrenamiento haya problemas de hipoglucemia y que a alguno le dé la pájara y tenga que parar porque se queda vacío de azúcares y energía", destacan. Por último, afirman que "en ningún centro pasa eso". "Hay un club que ha denunciado al centro porque en una competición la mayoría de sus deportistas tuvieron una intoxicación", concluyen.

Otros momentos destacados

Tras observar la comida que consumen los deportistas de élite del centro de alto rendimiento de Sevilla, Alberto Chicote acude a entrevistarse con Antonio Aguilera, subdirector de Instalaciones de la Junta de Andalucía, a quien aqueja que los centros de alto rendimiento deben "cuidar a los deportistas".

Óscar es el administrador de la empresa privada encargada de gestionar la comida del centro de alto rendimiento de Sevilla, 'Ad hotel'. Él mismo asegura que no tienen por qué "cuidar" a los deportistas de élite: "Nosotros somos una empresa privada con ánimo de lucro. El personal cobra y la Seguridad Social cobra, yo no tengo por que subvencionar al deporte español".