El obispo de Alcalá de Henares, Reig Pla, permite las terapias para 'curar' homosexuales, está en contra del matrimonio homosexual y, por criticar, critica hasta la palabra 'homosexual'.

"Nunca en la vida oirás en mi boca hablar de homosexual, es una palabra que yo no empleo. Es una palabra de rapto y maquillaje del lenguaje", dijo en 2013.

Precisamente, sobre la palabra 'homosexual' también ha hablado uno de los sacerdotes que apoyan las terapias homófobas. "No utilizamos la palabra homosexualidad porque es una palabra trampa, mentirosa e ideológica". Sin embargo, este religioso fue más allá: "No existe la homosexualidad, ni existen personas homosexuales. Existen varones o mujeres".

Unos años antes, el propio Reig Pla, en 2010, llegó a relacionar incluso violencia machista y matrimonios no religiosos: "Los matrimonios canónicamente constituidos son menos dados a la violencia doméstica que aquellos que son parejas de hecho".