"Derogad la ley de Memoria Histórica. Primer aviso". Así se pronunciaba Vox en Twitter sobre las pintadas aparecidas en la estatua de Francisco Largo Caballero en Madrid. Un mensaje que varios miembros del Gobierno, entre ellos Pablo Iglesias, han condenado, al entenderlo como una amenaza.

Para José Luis Martínez-Almeida, el tuit de Vox es "profundamente desafortunado" e incluso "suena un tanto matonil". "No cabe ensalzar actuaciones vandálicas en la ciudad de Madrid", ha aseverado el alcalde de la capital, que no obstante ha achacado a Iglesias falta de coherencia.

A juicio del portavoz nacional del PP, no es coherente que el vicepresidente segundo "ensalce la figura de un sujeto como el Che Guevara, con la naturalidad con la que lo está haciendo", argumentando que el líder de la Revolución cubana "persiguió homosexuales".

"A la izquierda le falta mucho de coherencia para tener la credibilidad necesaria en ocasiones para condenar actitudes, que para mí son condenables, como la de Vox con ese tuit", ha aseverado Almeida, que también ha cargado contra José Luis Ábalos, uno de los ministros que denunció el acto vandálico sobre la estatua del que fuera presidente durante la República.

"No puede ser que al ministro Ábalos le moleste más -teniendo todo el derecho a molestarle- un acto de vandalismo en Madrid que el que se quemen por sus socios parlamentarios y de investiduras retratos y efigies del rey en Barcelona", ha afirmado Almeida, cuyo Ayuntamiento ha decidido retirar el nombre de Largo Caballero del callejero madrileño.

Preguntado sobre esta afirmación, el regidor madrileño ha aseverado que, en relación con la quema de imágenes de Felipe VI, "desde luego no ha protestado con la vehemencia con la que ha protestado por la vandalización, que tiene todo el derecho, de la estatua de Largo Caballero".