Gonzalo Queipo de Llano usó el poder de la radio para aterrorizar a muchos españoles. El que fuera conocido como uno de los hombres más peligrosos de Franco expresaba auténticas barbaridades pegado al micrófono: animaba a violar a las mujeres de los rojos, amenazaba con destruir pueblos enteros, y otras atrocidades.

"La propaganda para Queipo de Llano fue muy importante por la radio. Sólo su voz daba pánico", expresa en el programa laSexta Columna Maribel Brenes, doctora en Historia Contemporánea y coautora de '1937. Éxodo Málaga-Almería'.

"Animaba a violar a las mujeres de los rojos y amenazaba con destruir pueblos", indica el historiador Javier Monrosi, quien recuerda que esas arengas provocaron que muchas personas huyeran cuando se acercaban las tropas a sus poblaciones.

"Os voy matar como a perros. Si estáis muertos os voy a sacar y os voy a volver a ejecutar", amenazaba. A este representante del régimen se le atribuye la muerte de 45.000 miles de andaluces, aunque la dictadura convirtió su sangriento currículum en una gesta heroica. Tras sus atrocidades en la guerra, cambió su uniforme militar por un elegante traje civil, e intentó ganarse a los sevillanos incluso participando en la contrucción de la basílica de La Macarena, el emblemático templo donde sería enterrado.