En España, los movimientos obreros tenían dos nombres propios. Uno era la Anarquista Confederación Nacional del Trabajo. El otro, el Partido Socialista Obrero Español, fundado de manera clandestina en una taberna de Madrid el 2 de mayo de 1879.

Ese día, junto a Pablo Iglesias estaba Antonio García Quejido, primer líder de la Unión General de Trabajadores y también del Partido Comunista de España. Fue uno de los que encabezó la separación de los comunistas del Partido Socialista.

"Se están viviendo en todos esos años tensiones importantes entre los sectores más moderados y sectores que querían alcanzar mucho más rápido la defensa de los derechos de los trabajadores", explica Carme Molinero, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma de Barcelona.

A los que el socialismo se les quedaba corto decidieron sumarse a la Tercera Internacional Comunista de Lenin. Ahí nació el Partido Comunista Español.

Por otro lado, laSexta Columna refleja cómo el Partido Comunista se convirtió en un referente de la lucha contra el fascismo tras la llegada de Hitler al poder. Lo puedes ver en el vídeo que se muestra a continuación.