Una de las grandes sombras sobre la caza en España es el maltrato a los perros desde el sector, denunciado por asociaciones animalistas y de rescate de animales, que calculan que cada año se abandonan varios miles de galgos y podencos, los canes más utilizados en esta actividad.

El cazador Antonio Gallardo, sin embargo, asegura que su perra es "parte de la familia". "Los perros deben estar totalmente cuidado, totalmente limpios, con su comida siempre, su agua, y el que no lo haga, pues que caiga el peso de la ley sobre ellos", sostiene.

El problema es que no hay cifras oficiales de perros de caza abandonados, porque muchos se niegan a registrarlos. Algo que el Ministerio de Derechos Sociales, liderado por Unidas Podemos, quiere cambiar: pretende que todos los animales domésticos se registren y prohibiría la cría a nivel particular, una práctica habitual entre los cazadores.

Por su parte, Gallardo rechaza la posibilidad de no poder criar sus propios perros de caza, argumentando que un criador profesional busca lucrarse. Desde WWF, en cambio, sostienen que "tiene que haber límites" y que "no podemos tener a los animales tan descontrolados".

Con esta norma, la formación morada probablemente atraería a parte de los 300.000 votantes del Partido Animalista. Sin embargo, la ley también disgusta a la parte del PSOE que gobierna en las comunidades con más tradición cazadora, como Extremadura. Por eso, el partido prefiere que la ley no afecte tanto a los cazadores, que llevan años denunciando que se sienten perseguidos. "Ellos consideran que se persigue a la caza y que esta ley va persiguiendo a la caza", apunta la periodista de 'El País' Esther Sánchez.

¿Por qué te comes un cochinillo pero no te comerías a un perrito?

laSexta Columna también ha salido a la calle para preguntar por los diferentes baremos a la hora de comer unos animales frente a otros. ¿Por qué mucha gente se come un cochinillo prácticamente como tradición en Navidad y no se comería a un perro? Descubre las respuestas en este vídeo: