Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal formarían España Suma. Los autoproclamados constitucionalistas, los de la famosa foto de la Plaza de Colón, son los reclamados por el PP para sumar a todo aquel que se sitúe a la derecha del PSOE.

Ciudadanos quiere sumarse, pero siempre con los resultados en la mano; entre otras cosas porque, según ellos, el PP les resta. "España suma pero la corrupción resta", se ha hinchado a repetir Albert Rivera en entrevistas y comparecencias en clara alusión a la formación de Pablo Casado.

"Yo lo veo más bien como una envolvente que le está haciendo Pablo Casado a Albert Rivera: si en el fondo me estás apoyando en todos los gobiernos y estamos pactando lo mismo, no será que somos lo mismo", apunta Pablo Simón, politólogo y editor de Politikon.

Pero a Vox tampoco le salen las cuentas de España Suma. Para ellos, PP y Ciudadanos son poco menos que una panda de 'progres'. "Si España Suma es para consolidar todas las políticas centristas o progresistas que PP y Cs han asumido del programa de la izquierda, para eso no estamos", apuntaba Espinosa de los Monteros para rechazar la adhesión de fuerzas en una coalición como España Suma.

Pero lo cierto es que los números por separado tampoco salen de cara al 10N; al menos eso es lo que se deduce de la mayoría de encuestas. El PP se recupera mínimamente, pero a costa de la caída de Ciudadanos y Vox, con lo que todas sus fluctuaciones en las urnas quedan en un entorno de derechas que deja poco margen de éxito a una coalición tan ambiciosa como 'España Suma'.