En 1995, cuando Aznar lideraba la oposición, ETA hizo explotar un coche bomba en Madrid al paso de su vehículo oficial. A un año de las elecciones salió ileso. Por aquel entonces, un Aznar aspirante a La Moncloa, prometía no negociar con ETA jamás. "Con un gobierno del PP no hay negociación posible con los terroristas", aseguraba.

Sin embargo, ya en el Gobierno, Aznar habló de "generosidad". "Si los únicos que han sido inflexibles, inmovilistas e irracionales tomasen la decisión de dejar de serlo, de dejar la violencia, yo sabría ser generoso", afirmaba en marzo de 1998.

Después de que todas las fuerzas nacionalistas vascas firmaran en Lizarra un acuerdo clave que hablaba de conflicto "político", ETA declaraba un alto el fuego indefinido y sin condiciones a los dos días.

Fue entonces, junto al ante el palestino Yasir Arafat, cuando Aznar rebautizó a los terroristas de ETA como "Movimiento Vasco de Liberación". Así comienzan los gestos del Gobierno del PP, empezando por el acercamiento de presos. En 1996, primer año de legislatura, Aznar autorizó 33 traslados de etarras, los dos siguientes bajaron a 26, pero en 1999, el año de la tregua, se acercaron 105 etarras.

Por otro lado, cuando se cumplen diez años del final de ETA, el expresidente Zapatero lanza una clara reflexión sobre el final de la banda terrorista. "Lo importante es que se acabó, que se acabó para siempre", puedes ver el momento en el vídeo que se incluye a continuación.