El cáñamo se utilizó para las velas de las tres carabelas de Cristóbal Colón que llegaron a América y por eso la planta está representada en el monumento a Cristóbal Colón en Barcelona.

"Se utilizaba para asuntos de cordelería y velas de barcos", sostiene Juan Carlos Usó, historiador y autor de 'Drogas, neutralidad y presión mediática'.

Además, con el cáñamo se movió otro transporte. En 1941 Henry Ford inventó un coche hecho parcialmente de cáñamo e impulsado también con combustible procedente de la misma planta.

"Era un coche que funcionaba con biodiesel sacado del cáñamo que funcionaba con chasis de bioplástico sacado del cáñamo", sostiene Roque Francisco Albert, fundador del Museo del Cáñamo.

El cáñamo era un producto estrella, su problema fue que triunfó el petróleo y que años después en Estados Unidos empezó a mandar Nixon, que detestaba todo lo que olía a droga, incluido el cannabis.

Nixon prohibió el cultivo de cannabis en Estados Unidos y Franco, que quería seguir siendo su amigo, hizo lo mismo en España llevándose el cáñamo por delante.

Por otro lado, laSexta Columna muestra la paradoja del cáñamo industrial en España. Se puede cultivar, se puede vender, pero no se pueden fabricar productos con él. Puedes verlo en el vídeo que se incluye a continuación.