El barco del capitán Albert Rivera iba a toda máquina, los vientos le eran favorables y en 2016 firmó su carta de navegación con Pedro Sánchez al llegar a un acuerdo de investidura. Aunque aquella empresa no llegó a buen puerto, el capitán Rivera llegó a navegar, incluso por momentos, mas rápido que el PP.

En su momento de gloria, con 57 escaños por banda, Rivera se negó a compartir camarote con Pedro Sánchez y eligió abrir las compuertas al PP, en Madrid colocando al timón a Isabel Díaz Ayuso con la compañía de la extrema derecha.

Entonces, el iceberg se empezaba a avistar. Medio año después de alcanzar la Vicepresidencia en Madrid, Ciudadanos chocó contra la masa de hielo electoral.

Por otro lado, laSexta Columna también repasa la relación repleta de encontronazos de Ayuso y Aguado en la Comunidad de Madrid, como muestra el vídeo que se incluye a continuación.