Gonzo reúne en Salvados a dos de los jueces más conocidos del país, el juez Castro y el juez Torres. Ambos reflexionan en este vídeo como les ha afectado ser tan conocidos a nivel personal y profesional y las presiones que pudieron haberles hecho al trabajar en casos tan importantes.

"Para mí, el caso Nóos fue importante, porque se convirtió en un caso jurídicamente muy complejo, se plantearon cosas que te pasas la vida siendo juez y no las ves", afirma el juez Castro, que confiesa que le incomoda que le llame "juez estrella". Por su parte, el juez Torres destaca que en Marbella aguantó todo lo que pudo aguantar: "Al año de marcharme de Marbella, ya sufrí el primer infarto por la situación de acoso, de estrés continuado y una vez cumplidos los tres años de servicio en Marbella, decidimos trasladarnos a Madrid para buscar un poco de anonimato".

Por otro lado, Castro responde a tres personas con cargos importantes que en su momento opinaron en público sobre el caso Nóos: Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real entre 2011 y 2014, Eduardo Torres-Dulce, fiscal general del Estados y Mariano Rajoy, en ese momento presidente del Gobierno. "Es imperdonable", destaca el juez Castro sobre que gente con ese cargo hable de esa forma de un caso judicial. Puedes ver su respuesta completa en el vídeo principal de esta noticia.

Puedes ver 'Justicia a la carta' completa en ATRESplayer

Estas fueron las 'maniobras' del fiscal Pedro Horrach al juez Castro

Gonzo alucina en este vídeo de Salvados después de conocer la propuesta del fiscal Pedro Horrach al juez Castro sobre la infanta Cristina por el caso Nóos: "Le reconoció que actuaba conjuntamente con los abogados de la infanta".