El Gran Wyoming tiene buena relación con sus hijos y está "muy contento con ellos" aunque, según confiesa a Mamen Mendizábal, no se lo dice a menudo. Tampoco les dice que está se siente "orgulloso" por lo que se han convertido.

En el vídeo que acompaña a estas líneas confiesa el motivo que le lleva a ocultar sus sentimientos y a no decirle a su familia lo que siente. Un comportamiento que tiene origen en su infancia y en la educación que recibió.

En este programa también ha hablado de la depresión que llevó a su madre a ingresar en un centro cuando él era pequeño. Nos ha contado que él no era plenamente consciente de que su progenitora tenía una enfermedad mental porque "las visitas al sanatorio eran algo normal".

Además, ha dedicado un emotivo mensaje a sus padres, agradeciéndoles todo lo que han hecho por él: "Mis padres estarían orgullosos de mí. Les mandaría un mensaje de agradecimiento porque soy un producto exacto de lo que querían que fuera".