José Sacristán ha llevado a Mamen Mendizábal al Teatro Lope de Vega de Chinchón, el municipio madrileño que le vio nacer. Durante esta visita ha confesado que ahí "empezó su peripecia de vida" y ha hablado de lo que sintió la primera vez que pisó este lugar.

"El primer día que vi una película aquí fue una fascinación. Sentí algo parecido a lo que debieron los pastorcillos cuando se les apareció la Virgen", ha señalado. Y es que, confiesa, cada vez que se sube al escenario le "recorre algo inexplicable por el cuerpo".

Entonces, ni siquiera se imaginaba que en unos años se convertiría en el protagonista: "¿Quién me iba a decir que un día miraría a través de la lente de la cámara en calidad de protagonista y director de la película?"

Otros momentos destacados

En esta entrevista ambos han contado qué tuvo que hacer Pepe Sacristán cuando era joven para ganar algo más de dinero y poder dar de comer a su hijo. Una confesión que puedes escuchar en este vídeo:

Este programa de Palo y Astilla ha finalizado con un momento muy emotivo. Las cámaras han captado al actor haciendo una visita al cementerio en el que están enterrados sus padres y su hermana. Allí les ha dedicado un mensaje muy bonito a cada uno.