José Sacristán no pasó hambre de pequeño porque se alimentaban de "lo que daba en el campo", pero sí lo hizo siendo más mayor cuando nació su hijo. Así lo ha confesado en este fragmento de Palo y Astilla, en el que ha apuntado que "en el teatro ganaba 80 pesetas" y no le "cundía".

Ante esta situación, el actor tuvo que buscarse otro trabajo para generar ingresos extra y poder sacar adelante a su familia. En el vídeo superior te contamos en qué consistía esta actividad laboral y cómo logró salir adelante.

Otros momentos destacados

Este programa de Palo y Astilla ha finalizado con un momento muy emotivo. Las cámaras han captado al actor haciendo una visita al cementerio en el que están enterrados sus padres y su hermana. Allí les ha dedicado un mensaje muy bonito a cada uno.

José Sacristán también nos ha hablado en esta entrevista de su dura infancia. Su padre fue condenado a muerte por la dictadura franquista, aunque finalmente ingresó en prisión, y su madre se iba recorriendo España para visitar a su marido.