La gran final de la segunda edición de 'Mask Singer' no estuvo exenta de sorpresas. Fueron cinco las máscaras que se descubrieron en la gala que encumbró a Erizo como ganador, que desveló al bailaor Joaquín Cortés como la persona que estuvo detrás durante todas estas semanas.

Cortés consiguió despistar a los investigadores, que no fueron capaces de adivinar quién se escondía tras la máscara del animal: apostaron por, entre otros, Antonio Carmona, Manuel Carrasco, El Cordobés o Fran Rivera. El bailaor se suma así a Paz Vega en el podio de ganadores del concurso.

 

A las puertas de hacerse con el concurso estuvo Plátano, quien descubrió que ocultaba al cantante de Taburete, Willy Bárcenas, en su interior.

 

El investigador Javier Ambrossi acertó en su deducción, a diferencia del resto, que apostaron por los cantantes Dani Martín, Blas Cantó o Carlos Baute.

También fue sorprendente la identidad de Huevo, que escondía a la influencer María Pombo... Aunque todos pensaban que era Almudena Cid.

 

Por su parte, la máscara digital de Dama Centella ocultaba a Tamara Gorro, la presentadora y empresaria que sorprendió a los investigadores: ninguno acertó en su deducción.

 

Pero quien dio un vuelco a nuestros corazones fue la identidad de Monstruita: ¡ni más ni menos que la presentadora Anne Igartiburu!

 

Estas cinco máscaras se unieron a los ya descubiertos Pepe Reina, María Zurita, José Manuel Calderón, Mar Flores, Josep Pedrerol, Mel B, Eva Hache, Paloma San Basilio, Esperanza Aguirre, Isabel Preysler y Latoya Jackson.