Óscar, el principal sospechoso en la desaparición y muerte de Esther López, sigue en libertad tras declarar ante la jueza, a pesar de las múltiples contradicciones entre su versión de los hechos y las pruebas recabadas por los investigadores sobre la noche del 12 al 13 de enero.

Cristina Pardo pregunta a Beatriz de Vicente si puede ocurrir en un caso como este que, a pesar de que jueza y agentes tengan la convicción de que hay una persona tras un asesinato, no puedan hacer nada y esta quede libre. La abogada y criminóloga señala que esto es "tristemente un clásico en la historia judicial" que se conoce como "certeza subjetiva": "Policías, jueces y todas las partes tienen la certeza subjetiva de que esa persona es, pero a veces no se puede conseguir probarlo", explica.

Sin embargo, De Vicente cree que "todavía no" estamos ante escenario, sino "en un momento muy iniciático de este proceso". "Confío mucho en que se pueda hilar bien los cabos", ha manifestado la letrada, que apunta a la posibilidad de que Óscar no sea el responsable sino que esté "encubriendo a otros".

"Lo que sí podemos decir ahora mismo sin error, sin calumniarle, es que falta a la verdad. ¿El porqué? Pues no lo sabemos", resume De Vicente, cuyo análisis tras la declaración de Óscar y sobre los otros dos investigados puedes ver en el vídeo que ilustra estas líneas.