El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, reconoce que la situación económica en la que nos encontramos es complicada, pero pide tener mucha prudencia a la hora de tomar medidas, como por ejemplo para plantear una subida salarial. Y esta es una de las cuestiones en las que han chocado recientemente la patronal y los sindicatos, tal y como ha explicado Garamendi en Más Vale Tarde.

Mientras que los sindicatos piden una cláusula que asegure el poder adquisitivo de los salarios, desde la CEOE mantienen que ante la falta de acuerdo deben ser los sectores y las empresas las que negocien una subida salarial. "Lo que hemos visto es que era difícil llegar a una acuerdo y cedemos a cada sector y empresa que negocien con los trabajadores", ha detallado el presidente de los empresarios.

Concretamente, la falta de acuerdo se da porque la CEOE no ve apropiado que que la inflación se indexe a los salarios. Y así lo ha explicado Garamendi: "Entraríamos en una segunda ronda de inflación y ahí sí que todo subiría y sería mucho más caro", ha indicado, añadiendo que "no todas las empresas podrían subir los precios igual que se los suben a ellos con el gasoil o la energía". En resumen, considera que los salarios han de negociarse por sectores o empresas porque una misma subida podría provocar que algunas empresas tuvieran que cerrar.