El Gobierno de Pedro Sánchez tiene previsto aprobar la primera Ley de Secretos Oficiales de la democracia que sustituye a la ley franquista y que hará que los secretos oficiales no duren de por vida. Para conocer las claves de esta nueva norma, Más Vale Tarde ha contado con la explicación del periodista José María Rivero, que explica cuándo caducan los secretos con esta nueva ley y qué tipo de niveles de secreto se establecen a partir de ahora.

Con esta normal, el máximo que puede durar un secreto oficial siendo secreto son 50 años, fecha a partir de la cual se deben hacer públicos. No obstante, algunos puede prorrogarse otros diez años más, y pueden publicar estas informaciones con los papeles llenos de tachones.

Otra de las novedades es que será Presidencia quien gestione estos secretos oficiales, y no el Ministerio de Defensa, como ocurría hasta ahora.

Además, ahora habrá hasta cuatro categorías de niveles de secretismo en función de cuánto puedan dañar o perjudicar esas informaciones a los intereses de España. El primer nivel es el de 'Alto secreto', que implica que lo que se clasifica, de saberse, dañaría gravemente y extremadamente los intereses de España.

El siguiente nivel de secreto es el puramente 'Secreto', que significa que esa información dañaría de manera grave. Otro nivel es el 'Confidencial', que quiere decir que de saberse perjudicaría los intereses de España o dañaría la imagen del país.

Por último, el nivel 'Restringido', que quiere decir que aunque no perjudica ni hace mucho daño al país tampoco viene bien que se sepa. Estas informaciones podrían hacerse públicas a los cuatro años.

¿Qué temas pueden ser secreto oficial?

Aunque ni esta nueva ley ni la anterior establecen qué es un secreto de Estado, sí especifican que es algo que perjudica los intereses de España. Y esto engloba un amplio espectro de temas que pueden ser considerados secretos oficiales.

Por ejemplo, pueden ser materia reservada los ovnis, la venta y compra de armas de España, las instalaciones militares y el estado de la moral de las tropas, la negociación que tiene el país para liberar a algún español secuestrado, o las negociaciones que pueda hacer España para colocar a un español en un puesto internacional. En definitiva, son muchos los temas que podrían perjudicar los intereses de España y, por lo tanto, son susceptibles de ser clasificados.