Las fotos de la revista de 'Lecturas' en las que aparece Iñaki Urdangarin de la mano de una mujer, que ha resultado ser su compañera de trabajo Ainhoa Armentia, en una playa de Bidart (Francia), y la fotografía de ambos comiendo en un restaurante de Biarritz (también Francia), no solo han supuesto un terremoto para la familia real.

Dos de los escoltas que acompañaban al exduque de Palma por orden del Ministerio de Interior han sido retirados del servicio porque no informaban a sus superiores de los viajes de Urdangarin a Francia.

Los dos policías habrían regresado ya a Madrid y habrían quedado suspendidos temporalmente, según informa Europa Press.

Lo cierto es que las dos fotografías que han destapado la nueva relación de Urdangarin fueron tomadas en Francia, y de no haber comunicado los escoltas estos viajes en su momento (26 de noviembre y 11 de enero), podrían haber cometido una negligencia.