Mamen Mendizábal ha realizado un alegato por los derechos LGTBI en plena polémica por la decisión de la UEFA de prohibir la proyección de la bandera arcoíris durante el partido de Alemania - Hungría en el Allianz Arena alegando que es "una organización política y religiosamente neutral".

La organización deportiva contestaba así al alcalde de Múnich, Dieter Reiter, como muestra de rechazo a la ley húngara que prohíbe hablar de la homosexualidad en los colegios. Por este motivo, la respuesta de la UEFA no ha tardado en generar controversia. "La UEFA ha hecho un ridículo espantoso", ha aseverado Mamen Mendizábal, que no ha dudado en abanderarse como "capitana" con el brazalete del Orgullo.