El joven que denunció una presunta agresión homófoba en Madrid ha reconocido que no hubo una agresión como tal y que las lesiones que sufre fueron hechas con consentimiento. Pero el caso ya no solo había saltado a los medios sino que desde determinados partidos políticos muchos se habían pronunciado en contra de este caso, lo que ha generado una auténtica guerra política tras conocerse la realidad los hechos. Desde el Partido Popular han llegado incluso a pedir la dimisión del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

En Más Vale Tarde las periodistas Elisa Beni y Lucía Méndez han analizado la situación, y ambas coinciden en que cada vez más, y quizás por el impulso de las redes sociales, los políticos se pronuncian sobre casos concretos antes de tiempo. "La política española está bastante histérica y la sociedad, las redes sociales y la comunicación favorecen este tipo de cosas, pero deberían de ser más prudentes con pronunciarse inmediatamente", ha considerado Méndez.

"Esta celeridad en sacar a la política una cosa que es un suceso, es algo en lo que deberían de reflexionar los políticos para que no les vuelva a pasar". También Beni cree que no es buena idea que a los políticos les hagan falta "banderas" cuando "hay problemas reales".

"Por qué hacía falta Juan Rivas, otro error de bandera mal cogida, cuando los problemas existen y se pueden tratar desde la política. Por qué hace falta una bandera de una agresión o una muerte de un homosexual cuando sabemos que se producen. No entiendo por qué los políticos tienen que correr a coger la bandera activista, no son activistas y tienen que observar la realidad y actuar sobre el fenómeno", ha defendido la periodista. Y añade: "Hace unos años, un ministro jamás hubiese salido a hablar de un caso concreto".

Así, ambas recuerdan que el papel de los ministros no es salir a las redes a manifestarse, sino arreglar la actualidad y los problemas, y ponen como ejemplo a Irene Montero, que además de pronunciarse sobre esta presunta agresión lo ha hecho también en otras ocasiones polémicas. "¿Qué necesidad tiene un ministro de meterse en un charco concreto?", ha cuestionado Beni.