La polémica ha llegado al plató de Más Vale Tarde de la mano de una información sobre las penas de 12 años de cárcel a las que se enfrentan varios trabajadores de una empresa desokupa por echar a la fuerza a cuatro personas de varias viviendas. El dueño de esos pisos, quien contrató a la empresa, también podría afrontar una multa de 14.4000.

Ramón Espinar ha explicado que en estos casos colisiona el derecho a la vivienda y el derecho a la propiedad privada. A pesar de que considera que es "probable que no funcione bien la justicia a la hora de defender la propiedad privada en casos de okupación", ha alertado sobre la proliferación de "grupos violentos de extrema derecha, que no son empresas, que se articulan en torno a la idea de la de la desokupación".

Añade además que estos grupos tratan de "producir el imaginario de que en España hay un problema de okupación que estadísticamente no es real", ha destacado. "Es más preocupante que la okupación".

"Estos grupos rozan lo que llamarías paramilitares en otras latitudes y a eso hay que ponerle freno. Son empresas praramilitares para que la gente se tome la justicia por su mano, y nunca jamás debería ocurrir en un estado democrático de derecho", ha zanjado el expolítico.

En el plató del programa el abogado Juan Manuel Medina confirma además que una empresa de desokupación "no esta legitimada para entrar en un domicilio y sacar a personas por la fuerza", y avanza que podrían enfrentarse por ello a un delito de coacciones, de allanamiento de morada y un posible delito de lesiones.